Translate the rain

lunes, 11 de agosto de 2014

La huída del hambre

Hoy es lunes y vuelve a lucir el sol. Esta semana os presento un microrrelato de un poco menos de 200 palabras. Espero que os guste. 


La huída del hambre


Habían dado las cinco. Al fin podía salir de su casa y lanzarse a la aventura, en busca de su meta. El camino era largo, lo sabía, el objetivo lejano, pero quería llegar al final como fuera. No quería perderse y buscaba la flecha azul como el río al mar, con cierta desesperación, a veces suicida.
No se detuvo a pensar en las consecuencias de sus actos. El fin justificaba los medios y aquel allanamiento de morada era necesario para alcanzar su destino. Hubiera deseado hacerse invisible pero era imposible pasar desapercibida. .
Se inició entonces una persecución vertiginosa, hostigada por el hambre, como un fantasma que no se quería despegar de ella. Ella también estaba famélica, y su realidad se había convertido en una parodia del suplicio de Tántalo. No podía darse la vuelta. Ya era tarde para eso. ¿Quizás pudiera esconderse? Miró a sus espaldas, cada vez estaban más cerca. El hambre era acuciante. Corrió. Dieron las seis. Temía el número de la bestia, pero la suerte lo eludió y ella vio, por fortuna, su apetito saciado. Contó veinte. La ficha azul llegó al fin a casa.



Imagen de un 
graffiti de banksy

16 comentarios:

  1. jajajaja, me ha encantado!!! Qué mal lo deben pasar las pobres fichas huyendo y cazando a la vez :-)
    Gracias por hacerme reir!
    Saludos amiga Sandra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Un saludo, Ramón.

      Eliminar
  2. Había jugado muchas veces al parchís pero nunca pensé que las fichas lo pasaran tan mal... me has convencido, no juego más. Ja,ja,ja,ja,ja,ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida de ficha de parchís es tan breve como estresante XD

      Eliminar
  3. ¡Me ha encantado!, muy original.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bardo. Un saludo para ti también.

      Eliminar
  4. «Son mis fichas amarillas, rojas, azules y verdes, si las comes y las pillas, tu te cuentas hasta veinte»

    ResponderEliminar
  5. Es muy, muy imaginativo. Me ha encantado. Genial, Sandra!!!

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ricardo. Un abrazo fuerte para ti también.

      Eliminar
  6. Fantástico... qué tensión crea el parchís!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo vivo con mucho estrés XD. Muchas gracias.

      Eliminar
  7. sencillamente genial... te leo con atención, sigue escribiendo así....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Rather Btd. Se agradece saber que lo escribes llega a otros y puede incluso gustarles. Un saludo.

      Eliminar
  8. fichas??? admiro tu talento de hacer algo simple tan interesante, saludos

    ResponderEliminar