Translate the rain

lunes, 23 de septiembre de 2013

Prohibido prohibir



“Hoy hace cien años que nació el nuevo orden. Permitámonos sólo por un día, echar la vista atrás. Hace cien años había guerras, revoluciones, terrorismo, descontento social, paro, acoso sexual, violencia de género, enfermedades venéreas, muchos más accidentados en nuestras carreteras, drogadictos, muerte por tabaquismo, por cirrosis,  desorden en la calle por manifestaciones políticas o incluso deportivas. Hace cien años, la clonación humana  y la manipulación genética eran vistas como una degeneración. Internet, un descontrol donde cabía desde pornografía,  incluso infantil,  a contenidos que alentaban la violencia física y psicológica. Hace cien años se llegaba a enseñar  en los colegios la historia de guerras y enfrentamientos milenarios , considerándolo como un valor positivo, repitiendo así el mismo error sempiterno niño tras niño, generación tras generación, alentando el odio entre los hombres.

Hoy en día somos un único pueblo, libre de esas taras, libre de guerras sangrientas, de muertes por vicios absurdos, de desigualdad de género. ¡Celebremos la revolución!”

Henry Vázquez pasó la página de su pantalla táctil, mientras seguía corriendo sobre aquella cinta mecánica, acompasando el discurrir de sus pasos con el deslizar monocorde de la cinta. A su lado, treinta personas más realizaban el mismo ejercicio, otras tantas estaban en bicicletas estáticas y algunos más en la sala de musculación. El joven de cuerpo proporcionado y esbelto, posó nuevamente su dedo índice sobre la pantalla, ajustándose los cascos para seguir escuchando las videonoticias. 

Aquel día sería una gran fiesta en Tierra y todos las webs recordaban los excelsos logros de las últimas décadas contraponiéndolo con aquel mundo decadente de principios del siglo XXI. Un mundo reformado de a poco, con pequeñas y grandes batallas  ganadas a  la barbarie. Las noticias recorrían aquellos años recordando el famoso decreto  1 que establecía que Europa Occidental, los estados de la OPEP, los países de la Nafta, los 4 dragones, China y Japón pasarían a formar una nueva nación para superar la crisis económica de forma conjunta, el decreto 5303 que establecía el inglés como lengua universal, para traspasar y eludir barreras,  entendiéndose por universal al estado formado en el decreto 1 llamado Tierra; el 12.477 que había prohibido el tabaco, el 18.455 el alcohol, el 23.455 la pornografía,  el 33.670 la asistencia de público a los acontecimientos deportivos para evitar generar violencia, el 65.476 que vedaba el uso de cualquier tecnología de más de 5 años para fomentar el ahorro energético, el 85.414 que impedía ir a más de noventa por hora, por el mismo motivo y también, obviamente, para salvaguardar vidas. El 101.423 prohibía el sexo sin preservativo por ser un acto insolidario y peligroso para la salud público, el 101.424 autorizaba a las parejas oficiales para retirar el preservativo en caso de fecundación obligando, a la par, a que toda mujer tuviera al menos un hijo para poder garantizar la renovación generacional y los fondos de pensiones, el 120.627 establecía que los fondos de jubilación pasaban a ser dominio de la empresa privada,  al igual que las infraestructuras, el 146.001 instauraba a los sindicatos de PROFU (Partido Prosperidad y futuro), PROFA (Partido Progreso y Familia) y sindicato de cada empresa como únicos sindicatos legales… Y así hasta llegar al decreto 200.000 que había sido adoptado hacía apenas unos meses. El decreto 200.000 había sido aprobado con la unanimidad de PROFU y PROFA  y marcaba la entrada de los países del Cono Sur de América en Tierra. Todos sabían que a pesar de las reticencias iniciales del PROFA a dicha incorporación, pero la pujanza de los equipos de fútbol “Nike azul y  rojo” y “Adidas blanco” había acabado de dar el último empujón a la propuesta, pues permitía la nacionalización de sus jugadores. 

Los tenis del joven rebotaron unas últimas veces sobre la cinta, sintiendo como su corazón bombeaba sangre, acompasando el latir de su corazón. Henry de veinte años tenía un aspecto saludable. Sus cabellos, cortos y castaños, enmarcaban un rostro anguloso del que destacaban sus grandes ojos oscuros y  largas pestañas. Se descolgó los auriculares, bebió mecánicamente un trago de una bebida isotónica y tomó su toalla para dirigirse hasta el vestuario. Tras una ducha regeneradora, Henry se vistió. Su ropa tenía claras reminiscencias a la que vestían sus padres veinte años atrás, sus abuelos hacía cuarenta, sus bisabuelos hacía sesenta. Cíclicamente los estilos se intercambiaban pero se mantenían inamovibles. El joven se enfundó unos pantalones cuyos bajos se ensanchaban, abrochándose a continuación una camisa de amplio cuello.

Salió del vestuario, clavando su mirada al frente. Desde la aprobación del decreto  136.404 las relaciones sociales habían mudado. El preocupante mantenimiento del número de  casos de acoso o de la violencia de género había llevado a las facciones feministas de PROFU y PROFA a poner de acuerdo a ambos partidos para atajar ese problema. Los ciudadanos de Tierra no podían mirar, ni hablar a desconocidos, salvando el uso de  medios telemáticos laborales. Sólo podían entablar relaciones en las zonas habilitadas a dicho efecto y a través de los espacios virtuales autorizados y moderados por el estado. Una vez establecida una relación, debían inscribirse mediante un sencillo formulario vía internet en el listado oficial de amistades  o de parejas  para también poder mantener relaciones sexuales, evidentemente seguras, siendo dichas inscripciones reversibles. 

Henry tomó su mochila y, como todos los días, dirigió sus pasos con seguridad hacia la facultad. Las horas se sucedían entre las cuatros paredes de su clase de la que sólo se escapaba la voz de los profesores (entre los cuales existía una estricta paridad sexual) y el  golpeteo cuasi musical en su ritmo e uniformidad de los alumnos en sus teclados informáticos. Henry, afanosamente, anotaba las sabias palabras en su ordenador mientras su vista, indefectiblemente y a pesar de las prohibiciones ,acababa posándose sobre las pecas de una chica…


No hay comentarios:

Publicar un comentario