Translate the rain

lunes, 16 de septiembre de 2013

No hay lunes peor que … un lunes a la lluvia.



«Plac, plac, plac» Siempre me gustó regodearme con el sonido de la lluvia desde el abrigo de mi cama en las mañanas invernales. Acercar la manta a la cara y seguir cerrando los ojos mientras escucho con deleite como las gotas se abaten contra la persiana mojando a los pocos agraciados que ya están en la calle.
Ese regodeo es llamativo por su egoísmo pues no se solidariza en absoluto con los incautos que sufren los efectos adversos de la lluvia. A saber: ropa húmeda, tráfico duplicado,  pelo encrespado y… para el fumador, pitillo mojado.  Si además trabajas al aire libro, resulta de lo más agradable tratar de escribir sobre un papel que se deshace, tener una reunión bajo un paraguas o descubrir que con un impermeable acabas mojándote por dentro  (maldito sudor) y  por fuera porque todo en esta vida tiene un límite.

Definitivamente, los días de lluvia son insípidamente molestos. Por algo es que se le llama,  «mal tiempo» a la lluvia…. Claro que sin la lluvia no existiría siquiera la vida pero partiendo de la base de lo desagradable de la sensación de estar calado hasta los huesos, la relación causa efecto «lluvia/vida» se convierte en una menudencia.

Y es que la vida está llena de menudencias que luego resultan trascendentes.  De seguro (de haber existido), Jesús no se planteó la importancia del día en que resucitó.  Pero lo cierto, es que sin este hecho, los lunes no serían el primer día de la semana.  Sin esta circunstancia, Garfield se pasaría la vida diciendo que odia los domingos y nosotros no iniciaríamos nuestro periplo laboral semanal en ese día concreto. Los lunes son denostados, odiados y vilipendiados como un miembro del club de matemáticas en un instituto americano.
Y ahora pongámonos en materia. Si se da una, terrible pero bastante común, conjunción planetaria  que aúna una mañana lluviosa con un lunes, cualquier ápice de buen humor mañanero se esfuma al instante. No hay lunes peor que … un lunes a la lluvia.


2 comentarios:

  1. Felicidades por tu blog Sandra. Ya nos iremos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hagakure, nos iremos leyendo por aquí y por Hislibris ;)

      Eliminar