Translate the rain

lunes, 16 de diciembre de 2013

Del Dios pagano a Papá Noël (parte II): los rostros de la navidad.


La semana pasada, en la primera parte de este artículo, pudimos ver los origenes paganos de la actual tradición navideña consistente en entregar regalos. Desde el Gargan Celta hasta las Saturnalias romanas,  se instauró esta costumbre  en la época del solsticio de invierno. Una costumbre casi iniciática para los más jóvenes, según algunos antropólogos como Claude Levi-Strauss. 

Con el proceso de cristianización, la celebración del solsticio de invierno pasó a ser llamada Navidad, pero las costumbres prevalecieron y cristalizaron en numerosos personajes que fueron instalándose en el folclore popular, a lo largo y ancho de Europa, como portadores de regalos. Más allá de los Reyes Magos, encontramos una gran diversidad de figuras de lo más variopintas en diferentes países y regiones. Cada una ilustra también, a su manera, parte de la historia de su región o país.

- La Babouchka y el Hombre de hielo (Ded Moroz) en Rusia: Esta anciana rechazó acompañar a los Reyes Magos quienes le preguntaron el camino a Belén, cuando éstos se dirigían a adorar al niño Jesús.  Pronto se arrepintió, llenó un saco con juguetes  y empezó a buscar a los tres magos de Oriente. Sin embargo, la nieve había borrado sus huellas. Para hacerse perdonar, esta bruja/hada entrega regalos a los niños todos los años. El antiguo país de los zares también celebraba la tradición navideña de la entrega de los regalos con San Nicolás. Sin embargo, con la llegada del comunismo, las tradiciones navideñas se desalentaron activamente porque se consideraron "burguesas y religiosas". Los niños soviéticos  recibieron sus  regalos por parte  de Ded Moroz (el hombre de hielo), quien junto con su nieta Snegurochka, (La niña de la Nieve) reparten juguetes, pasteles y las famosas muñecas matriuskas, montados en una troika o trineo ruso tirado por seis caballos en año nuevo y no en navidad.

Ded Moroz entregando regalos a un niño esloveno en 1959

 Los primeros cuentos de Ded Moroz le presentan como un hechicero malvado y cruel, similar a los dioses antiguos eslavos. Según la leyenda, Ded Moroz gustaba  de congelar a personas y secuestrar a los niños, encerrándolos en su bolsa. Los padres tenían que entregar un regalo a modo de rescate a cambio de sus hijos. A lo largo del XIX el personaje fue retratado en la literatura de forma más benévola pero tomó su forma definitiva, como dijimos anteriormente, en época comunista. Durante la época estalinista, Ded Moroz, Snegurochka y un personaje singular ruso, el niño del año nuevo, aparecieron en escenas de la Natividad de tipo comunista, o apariciones públicas, con Ded Moroz como el equivalente de José, Snegurochka como el equivalente de María y el Niño Año Nuevo como el equivalente del niño Jesús. Este personaje se convirtió en el principal referente para los niños nacidos del otro lado del telón de acero. 
 
-La Befana italiana. La leyenda que rodea a esta bruja es semejante a la babouchka rusa. Los italianos son visitados el día 6 de enero por una vieja y fea pero buena y simpática bruja, que se desplaza -como no podía ser de otra forma- en una escoba voladora. 

-El Julbock o cabra de Navidad. Es uno de los más viejos símbolos navideños de los países escandinavos. Los campesinos confeccionaban cabras de paja y a la noche se disfrazaban de carnero, yendo de casa en casa para asustar a los niños a los que dejaban una de esas cabras trenzadas en paja. Con el tiempo, la tradición fue evolucionando hasta el punto en que los niños empezaron a trenzar su cabra de paja y ésta era reemplazada por regalos en navidad. El Julbock fue desplazado por Julnisse, un especie de duende navideño, con ropas semejantes a las de Papá Noel.


-El niño Jesús o Christkindl: Representado como un niño con el cabello rubio y alas de ángel Con la reforma protestante, los santos, como San Nicolás, dejaron de ser populares. Por ello, en tierras particularmente afectadas por la Reforma luterana, como Alemania, el  mismísimo niño Jesús pasó a ser quien pasó a entregar los regalos, ayudado, como no,  por los ángeles que dejaban los regalos por la chimenea.  Esta tradición pasó a algunos países de Latinoamérica. Con los años, en los Estados Unidos, una deformación de esta palabra pasó a ser uno de los nombres por los que sería conocido Papá Noel en esas tierras: Kris Kringle.

-Santa Lucía: Muy celebrada en Suecia o algunas zonas de Italia. Como indica su nombre, simboliza la luz ( en estas fechas en las que se celebra el nacimiento de diversos dioses solares), el renacimiento del día. Es la patrona de los niños y les entrega los regalos. 

Y finalmente, personificando la globalización, San Nicolás quien merece un capítulo aparte (el último capítulo de esta trilogía de artículos) por la trascendencia que tomará este personaje a raíz de guerras, olas migratorias y campañas publicitarias. San Nicolás, santo y pagano,  quemado en una pira, indultado y adorado por millones de niños. 
Bibliografía:
http://fr.wikipedia.org/wiki/Nisse_%28lutin%29
http://perenoel10.unblog.fr/02-lhistoire-du-pere-noel/
http://fr.wikipedia.org/wiki/Julbock
http://es.wikipedia.org/wiki/Befana 
http://es.wikipedia.org/wiki/Kris_Kringle
http://legende-et-conte.com/babouchka-la-mere-noel-conte-russe/
http://www.todopapas.com/ninos/juegos-y-manualidades/la-navidad-en-el-mundo-435
http://centrodeartigos.com/articulos-enciclopedicos/article_98254.html
http://picturahistoria.com/2013/12/ded-moroz-visiting-kid-in-hospital-1959/

3 comentarios:

  1. Que gusto... gracias por la información. Preciosas reseñas navideñas.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado toda esta información de la que yo ignoraba todo. Gracias por compartirla.
    Ya deseaba poderle meter mano y me queda una, según mi cómputo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar